Federación Empresarial Cacereña (FEC)
Estás en: InicioNoticiasEl RDL de trabajo a distancia establece la necesidad de r...

El RDL de trabajo a distancia establece la necesidad de realizar un acuerdo que regule la nueva relación entre empresa y trabajador

El RDL de trabajo a distancia establece la necesidad de realizar un acuerdo que regule la nueva relación entre empresa y trabajador

Se entenderá que es regular el trabajo a distancia que se preste, en un periodo de referencia de tres meses, un mínimo del 30% de la jornada, o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo.
23/09/2020

El BOE de hoy publica el Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia, que diferencia tres conceptos:

 * Trabajo a distancia: forma de organización del trabajo o de realización de la actividad laboral conforme a la cual esta se presta en el domicilio de la persona trabajadora o en el lugar elegido por esta, durante toda su jornada o parte de ella, con carácter regular.

* Teletrabajo: aquel trabajo a distancia que se lleva a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación

* Trabajo presencial: aquel trabajo que se presta en el centro de trabajo o en el lugar determinado por la empresa

 Si se desarrolla el  trabajo a distancia, el trabajador tendrán los mismos derechos que si prestasen servicios en el centro de trabajo de la empresa, y no podrán sufrir perjuicio en ninguna de sus condiciones laborales, incluyendo retribución, estabilidad en el empleo, tiempo de trabajo,  formación y promoción profesional, y no podrán sufrir perjuicio alguno ni modificación en las condiciones pactadas, en particular en materia de tiempo de trabajo o de retribución, por las dificultades, técnicas u otras no imputables a la persona trabajadora, que eventualmente pudieran producirse, sobre todo en caso de teletrabajo.

VOLUNTARIEDAD

  • El trabajo a distancia será voluntario para la persona trabajadora y para la empleadora y requerirá la firma del acuerdo de trabajo a distancia regulado que podrá formar parte del contrato inicial o realizarse en un momento posterior

  • Si la persona trabajadora se niega a trabajar a distancia, el ejercicio de la reversibilidad al trabajo presencial y las dificultades para el desarrollo adecuado de la actividad laboral a distancia que estén exclusivamente relacionadas con el cambio de una prestación presencial a otra que incluya trabajo a distancia, no serán causas justificativas de la extinción de la relación laboral ni de la modificación sustancial de las condiciones de trabajo.

  • La decisión de trabajar a distancia desde una modalidad de trabajo presencial será reversible para la empresa y la persona trabajadora.

 

 OBLIGACIONES FORMALES Y CONTENIDO DEL ACUERDO DE TRABAJO A DISTANCIA

El acuerdo de trabajo a distancia deberá realizarse por escrito, formalizarse antes de que se inicie el trabajo a distancia y podrá estar incorporado al contrato de trabajo inicial o realizarse en un momento posterior

La empresa deberá entregar a la representación legal de las personas trabajadoras una copia de todos los acuerdos de trabajo a distancia que se realicen y de sus actualizaciones, en un plazo no superior a diez días desde su formalización, a la representación legal de las personas trabajadoras, que la firmarán a efectos de acreditar que se ha producido la entrega. Posteriormente, dicha copia se enviará a la oficina de empleo. Cuando no exista representación legal de las personas trabajadoras también deberá formalizarse copia básica y remitirse a la oficina de empleo.

En cuanto al contenido del acuerdo  debe contener entre otros puntos:

  • El inventario de los medios, equipos y herramientas que exige el desarrollo del trabajo a distancia concertado, incluidos los consumibles y los elementos muebles, así como de la vida útil o periodo máximo para la renovación de estos.

  • Enumeración de los gastos que pudiera tener la persona trabajadora por el hecho de prestar servicios a distancia,

  • Horario de trabajo de la persona trabajadora y dentro de él, en su caso, reglas de disponibilidad.

  • Procedimiento a seguir en el caso de producirse dificultades técnicas que impidan el normal desarrollo del trabajo a distancia.

Duración del acuerdo de trabajo a distancia.

Si se modifican las condiciones establecidas en el acuerdo de trabajo a distancia, incluido el porcentaje de presencialidad, deberá ser objeto de acuerdo entre la empresa y la persona trabajadora, formalizándose por escrito con carácter previo a su aplicación.

  DERECHOS DE LAS PERSONAS QUE TRABAJAN A DISTANCIA

  • Derecho a la formación.

  • Derecho a la promoción profesional

  • Derecho a la dotación suficiente y mantenimiento de medios, equipos y herramientas.

  • El derecho al abono y compensación de gastos

  • Derecho al horario flexible en los términos del acuerdo

  • Derecho al registro horario adecuado, que deberá reflejar fielmente el tiempo que la persona trabajadora que realiza trabajo a distancia dedica a la actividad laboral, sin perjuicio de la flexibilidad horaria, y deberá incluir, entre otros, el momento de inicio y finalización de la jornada.

  • Derecho a la prevención de riesgos laborales

  • Derecho a la intimidad y a la protección de datos.

  • Derecho a la desconexión digital.

  • Derechos colectivos de las personas que trabajan a distancia.

                  

FACULTADES DE ORGANIZACIÓN, DIRECCIÓN Y CONTROL EMPRESARIAL EN EL TRABAJO A DISTANCIA

Las personas trabajadoras, en el desarrollo del trabajo a distancia deberán cumplir las instrucciones que haya establecido la empresa en el marco de la legislación sobre protección de datos, así como cumplir con las condiciones e instrucciones de uso y conservación establecidas en la empresa en relación con los equipos o útiles informáticos.

La empresa podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por la persona trabajadora de sus obligaciones y deberes laborales, incluida la utilización de medios telemáticos, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad y teniendo en cuenta, en su caso, la capacidad real de los trabajadores con discapacidad.

Este real decreto-ley será  aplicable a las relaciones de trabajo vigentes y que estuvieran reguladas, con anterioridad a su publicación, por convenios o acuerdos colectivos sobre condiciones de prestación de servicios a distancia, desde el momento en el que estos pierdan su vigencia.

Las empresas estarán obligadas a dotar de los medios, equipos, herramientas y consumibles que exige el desarrollo del trabajo a distancia, así como al mantenimiento que resulte necesario. En su caso, la negociación colectiva establecerá la forma de compensación de los gastos derivados para la persona trabajadora de esta forma de trabajo a distancia, si existieran y no hubieran sido ya compensados

Se mantienen los derechos al disfrute de los permisos necesarios para asistir a exámenes cuando curse con regularidad estudios para la obtención de un título académico o profesional.

Finalmente, en la  disposición adicional primera hace referencia a la negociación colectiva, señalando el papel complementario que juega en la regulación del trabajo a distancia. Destacamos también la disposición transitoria tercera por la que se excluye de la aplicación de esta regulación el teletrabajo del COVID-19. La empresa debe aportar los medios, equipos, herramientas y consumibles pero deja en manos de la negociación colectiva la compensación, en su caso, de los gastos.

Al margen del trabajo a distancia, este RDL contempla en su Disposición final décima una modificación del Real Decreto-ley 6/2020, de 10 de marzo, por el que se adoptan determinadas medidas urgentes en el ámbito económico y para la protección de la salud pública, concretamente el artículo quinto por el que se adoptan determinadas medidas urgentes en el ámbito económico y para la protección de la salud pública, queda redactado en los siguientes términos:

"Consideración excepcional como situación asimilada a accidente de trabajo de los periodos de aislamiento, contagio o restricción en las salidas del municipio donde tengan el domicilio o su centro de trabajo las personas trabajadoras como consecuencia del virus COVID-19. 1. Al objeto de proteger la salud pública, se considerarán, con carácter excepcional, situación asimilada a accidente de trabajo, exclusivamente para la prestación económica de incapacidad temporal del sistema de Seguridad Social, aquellos periodos de aislamiento o contagio de las personas trabajadoras provocados por el virus COVID-19, salvo que se pruebe que el contagio de la enfermedad se ha contraído con causa exclusiva en la realización del trabajo en los términos que señala el artículo 156 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, en cuyo caso será calificada como accidente de trabajo.

Con carácter general, salvo algunas disposiciones finales, el RDL que regula el trabajo a distancia  entrará en vigor a los 20 días de su publicación en el BOE

Documentos adjuntos